Pescado en la dieta

Pescado en la dieta
Nuestro protagonista de hoy es el
pescado,  versátil en la cocina, sabroso
al paladar y altamente nutritivo, que bien vale la pena consumirlo.
El pescado, es esencial en la
dieta,  es rico en proteínas de alta
calidad que nuestro organismo asimila mejor que cualquier otra, aporta ácidos
grasos omega-3 brindando protección contra problemas cardíacos o circulatorios.
La frescura es vital y es posible verificarla sí su
carne está firme, tiene los ojos vivos, brillantes o saltones, con agallas
rojas y con un agradable olor a mar. Se debe conservar en refrigeración y
cubierto de hielo durante su manipulación.
Se disfruta en un sinfín de preparaciones, aunque
siempre será beneficioso  considerar unas
ideas más saludables, como  brasear el
pescado, colocando el pescado en un recipiente refractario, condimentar con sal
y eneldo, bañar con caldo de pescado, vino blanco y cubrir. Hornear a fuego
lento y bañar constantemente. Servir con la salsa preparada con la reducción
del líquido de cocción y acompañar con vegetales.
Otra opción, es a la parrilla, para lo que se debe
marinar el pescado con limón, vino, laurel o tomillo,  una pequeña cantidad de aceite de oliva y cocinar
a las brasas por ambos lados, o a la papillote que consiste en colocar sobre
papel de aluminio el pescado, rociar con jugo de limón, vino, aceite de oliva,
cebollín picado, aceitunas, sal y pimienta. Cerrar bien y cocinar al horno. El
resultado será un pescado con buen sabor y saludable.

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas