Morrones o pimientos de dulce sabor y variadas coloraciones

Los chiles morrones y pimientos son dulces.  La variedad de colores correnponden a los distintos grados de maduración.

El chile morrón es una variedad del chile pimiento pero de mayor tamaño, con una consistencia gruesa y carnosa. Los hay de color rojo, verde, amarillo o anaranjado. El chile pimiento  tiene una forma alargada, es de color rojo, verde o pintón cuando es rojo y verde. Se muestran verdes cuando han sido recolectados antes de su maduración completa.

Además del nivel de maduración que presentan, también ofrecen diversos sabores, ya que los pimientos verdes  son de sabor más intenso, por tanto cuanto más rojo sea el chile más dulce será.

Al seleccionar los pimientos, deberán tener el tallo consistente, estar firmes, lisos, brillantes y sin manchas y podrá conservarse por 2 semanas en refrigeración.

Los pimientos se consumen crudos cortados finamente, en aros o en bastones para servir como ingrediente de las ensaladas y combinados con lechugas u otros vegetales.  También podrá ser un ingrediente básico de las vinagretas.

Resulta versátil y permite prepararse de diversas maneras: una salsa de pimientos para acompañar pastas o aves, pimientos rellenos con infinidad de posibilidades como atún, arroz, ensalada de pollo, carne molida o queso crema, entre oros.

Asimismo, lucirá muy bien en una ensalada  o un escabeche de pimientos como un acompañante ideal para aves, pescados o carnes.

Los chiles pimientos son ingredientes básicos de los recados o salsas guatemaltecas, para lo que se asan al igual que los tomates, miltomates, cebolla y ajo, son molidos, colados y agregados al caldo donde se ha cocinado alguna carne.

Los pimientos combinan perfectamente con verduras como por ejemplo: berenjena, cebolla, ajo, zanahoria u hongos.

Para retirarle la piel: ase en una plancha o comal o  mantenga sostenido con un tenedor,  durante unos segundos junto a la llama o coloque en el gratinador del horno. Después introduzca en una bolsa plástica, cierre perfectamente y deje que sude durante unos minutos. Luego proceda a retirar la piel, deberá eliminar también las venas internas y las semillas.

Para rellenar los morrones, corte la parte superior, como si fuera una tapadera y escalde en agua hirviendo con sal, laurel, tomillo y un chorrito de vinagre. Deberán quedar crujientes para que luzcan firmes y brillantes.

 

Su valor nutricional: aportan pocas calorías, son ricos en vitamina C y A. Es una buena fuente de bioflavinoides y una fuente apreciable de beta-carotenos. A tomar en cuenta: los pimientos rojos tienen el doble de vitaminas A y C que los pimientos verdes.

En esta oportunidad, les comparto una receta de una salsa de chiles morrones para acompañar unas supremas de pollo o unos filetes de pescado o una pasta.

Necesitamos los siguientes ingredientes:

• 3 chiles morrones amarillos (pueden ser rojos)
• 2 ½ tazas caldo de pollo
• 1 cucharada de aceite oliva
• 1 cucharada de cebolla
• Sal y pimienta blanca al gusto
• ¼ taza de crema

 

Preparación

• Ase los chiles morrones sobre una plancha o gratine en el horno.
• Al estar perfectamente asados, colóquelos  en una bolsa plástica, cierre bien, para que suden.
• Elimine las semillas y retire la piel.
• Licue con el caldo de pollo.
• Sofría en aceite la cebolla finamente picada.
• Agregue los chiles morrones licuados, de ser necesario, incorpore más líquido. Debe quedar con la consistencia de una salsa.
• Condimente con sal y pimienta.
• Vierta la  crema, sin que llegue a hervir.

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas