Malanga, otra forma de comer puré

La malanga también ofrece la oportunidad de prepararse en puré. Además. es un tubérculo apreciado en la dieta por su valor nutricionalser de fácil cocción y digestible.

Sus características: tiene un peso entre media a dos libras. Usualmente es de color café claro, cubierta por áreas cafés más oscuro, según la variedad, su interior es crema, amarillo claro o rojiza. Es firme, crujiente como la papa y su u sabor refiere a las nueces, diferente a la papa o al camote.

Las opciones culinarias van desde simplemente hervida o como harina. Suele prepararse frita pero su nivel calórico se incrementa. Se consume sola o como parte de otros guisos, sopas, purés, caldos o cocidos, pasas, ensaladas pero también es empleada en la cocina dulce como en pasteles, galletas, postres, panes o buñuelos.

La malanga resulta excelente para elaborar chips para lo que se corta en ruedas pero ligeramente más gruesas que si fueran de papa. Se fríen en menos tiempo o para que sean menos calóricas se prepararan al horno. Finalmente, se sazonan o condimentan al gusto.

Algunos cuidados a tener en cuenta a la hora de preparar la malanga: lave perfectamente, deje en remojo y cuide su debida cocción. Ya que su piel es  es áspera y dura, se debe pelar siempre y con cuidado ya que el cuchillo tiende a resbalarse.  Se podrá idealmente pelar bajo el agua del chorro o con guantes por el  líquido viscoso que contiene.

Se debe tomar en consideración que la malanga contiene oxalato de calcio y saponinas, por lo que se debe siempre cocinar previo a su consumo para eliminar sus componentes tóxicos e irritantes.

El tiempo de cocción es similar al de las papas, estará lista en 20 minutos aproximadamente. Es posible observar que mientras se cocina, los trozos de malanga liberan gran cantidad de almidón que queda en el agua de su cocción, por lo que podrá emplearla como espesante de sopas o cremas.

Los tubérculos generalmente son ricos en almidón, azúcar, vitaminas y minerales. Son  así considerados las reservas de nutrientes de sus plantas.

En este caso particular, la malanga, es una buena fuente de energía, ideal para deportistas. Su nivel de proteínas y calcio  es es  mayor que el resto de tubérculos como la papa o el camote. Ofrece buenas cantidades de vitaminas del complejo B, especialmente la B6, vitamina C y E. Aporta potasio, magnesio, hierro, fósforo y manganeso, es rica en fibra dietética y baja en grasas.

Su harina es altamente empleada como sustituto de la harina de trigo, por lo que las personas alérgicas o intolerantes al trigo, toleran muy bien la harina de malanga ya que sus granos de almidón son bastante pequeños por lo que resulta más digestible.

En esta oportunidad les comparto una receta de un puré de malanga como una opción diferente del tradicional de papa.

Necesitamos los siguientes ingredientes:

• 4 tazas de malanga
• 1 ½ taza de leche
• 2 cucharadas de mantequilla
• 2 onzas de queso crema
• Sal y pimienta al gusto

Para su preparación

Pele y corte la malanga en ruedas de 1cm. de ancho.

Cocine en una olla con suficiente agua a que las cubra.

Se cocina a fuego alto por 20 minutos aproximadamente, hasta que estén blandas. Retire del fuego y escurra

Mientras tanto caliente la leche.

Licue o procese con la leche, mantequilla derretida, queso crema, sal y pimienta.

Si quedara muy espeso, agregue un poco del agua de la cocción.

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas