Loroco para papá

El loroco está de temporada, es delicioso, versátil en la cocina y permite preparar platillos deliciosos para agasajar a papá en su día.

Las opciones son variadas, desde el  tradicional pero muy gustado pollo en crema de loroco. Lo hay blanco cuando se sofríe el pollo y se le agrega el loroco y la crema, pero también se suele preparar con un sofrito de cebolla, tomate, loroco y crema que lo hará lucir  con cierto colorido.

Aunque, permite prepararse de otras maneras por ser  un ingrediente llamativo a la vista,  hace lucir agradable los platillos y primordialmente porque brinda un sabor particular y delicado.

Desde esas recetas sencillas como sopas, arroz o vegetales con loroco u otras  recetas más sofisticadas  y  creativas con el sello de los cocineros como puede ser una pizza o unas papas con loroco gratinadas o una pasta o unos gnocchi  o una lasagna con salsa blanca y loroco, entre otras.

Asimismo, es incluido en recetas tradicionales de la cocina guatemalteca:  un pulique especial  que se elabora con base a un caldo de pollo donde se han cocinado carnes como pollo o posta de cerdo, tomate, cebolla, ajo y chile pimiento. Al que se le agrega loroco, pacaya y güisquil.

También va muy bien en tamales o chuchitos, dobladas o empanadas o en el chile chiltepe con crema y  loroco  para  dar ese gusto picante a las comidas o simplemente  para degustar con tortillas.

Entonces, el loroco es  una flor sumamente apreciada en el oriente del país, donde se cultiva de forma silvestre en los patios de las casas,  pero  en esta época lluviosa se consigue fácilmente en los mercados, porque  también es un cultivo comercial que se cosecha entre abril y octubre.  Es preferible comerlo fresco y recién cortado, porque dura apenas unos 3 a 4 días.

En esta oportunidad les comparto una receta de  güisquil relleno de loroco, que podrá ser una guarnición para una carne o pollo.

Necesitamos los siguientes ingredientes:

• 4 güisquiles pequeños (mejor si son “espinudos”)
• 1 cucharada de aceite
• 2 cucharadas de cebolla
• 1 taza de loroco
• Sal y pimienta al gusto
• 1 taza de miga de pan
• ¼  taza de crema
• 1 huevo
• Miga de pan para espolvorear
• 2 cucharadas de mantequilla

 

Para su preparación:

• Corte los güisquiles por la mitad.
• Cocínelos  en agua hirviendo (a que los cubra) y una cucharadita de sal. Cuando estén blandos, escurra y dejar enfriar.
• Extraiga la luna o semilla y retire la pulpa con la ayuda de una cuchara pero con cuidado para que  la cáscara quede entera  con aproximadamente ½ centímetro de espesor.
• Sofría en aceite, cebolla finamente picada y loroco. Condimente con sal y pimienta
• Combine en un bol la pulpa de los güisquiles y  presionada con un tenedor como si fuera puré,  sofrito de  loroco, miga de pan, crema, yema de huevo, sal y pimienta.
• Rellene las cáscaras de los güisquiles con la mezcla anterior. Espolvoree con miga de pan y trocitos de mantequilla.
• Coloque los güisquiles rellenos sobre una bandeja, hornee a 325ªF  durante 20 minutos y deje gratinar o dorar.
 

Por: Euda Morales

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas