Las irresistibles manías. Columna Regaliz, Siglo 21

Las
manías son semillas comestibles y constituyen una excelente fuente d

e proteínas
de origen vegetal. Crecen dentro de una vaina, por lo que son una legumbre,
aunque por su inclusión dentro de la cocina, en muchos casos es considerada una
nuez.

Son
ricas en aceites y poseen todos los nutrientes que se encuentran en los frutos
secos y resultan ser sumamente nutritivas por su alto contenido proteínico, de
grasas y de vitaminas. Presentan importantes beneficios para la salud, pero a
la vez, debido a sus proteínas, pueden generar alergias, por lo que se debe
tener cuidado con su consumo.
Es
un producto abundante y económico, que bien vale la pena incluirlo en la dieta.
Permite ser consumida simplemente tostada o frita, pero siempre será más
saludable si se tuesta en lugar de freír para evitar la grasa saturada. Para su
consumo, rocíe con limón para que le aporte frescura y procurar en lo posible
no agregarle sal. Cabe mencionar a su vez a las bien gustadas manías
garrapiñadas que son preparadas con azúcar, agua, perfumadas con vainilla y
cocinadas a temperaturas altas. 
La
mantequilla de maní es una delicia al paladar, es preparada a partir de las
manías tostadas y molidas, y se utiliza para untar pan para la merienda. La
manía, es sumamente apreciada en la gastronomía, porque además de degustarse
por sí misma, aporta sabor y consistencia a salsas o diversas preparaciones,
idealmente mezclada con vinagre de arroz, salsa soya, jengibre o ajo. Asimismo
se incluye el aceite de maní en diversos platos a aderezos, porque ofrece la
ventaja que soporta altas temperaturas lo cual lo hace apto para las frituras.
Posee un sabor dulzón y suave, por lo que realza las ensaladas al potenciar el
sabor de los vegetales. 
Su
versatilidad permite que sea incluida, a su vez, en platillos dulces como
salados y combina bien con el arroz o el pollo, o en salsas para acompañar
vegetales o aves. Otra forma agradable de utilizarla es como decoración de las
comidas.
En
cuanto a su conservación, debido a su alto contenido en grasas, se enrancian
fácilmente, por lo que se recomienda guardarlas con cáscara y en un recipiente
hermético, ¡aunque son tan sabrosas que difícilmente durarán en el frasco!
Publicado por: Euda Morales

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas