Grasa sí, pero de calidad . Iniciativa T

Es así, como hay diversos tipos de grasa, que bien vale la pena conocer:
La grasa saturada es normalmente sólida a
temperatura ambiente y en frío. Está presente en gran porcentaje en los
productos de origen animal como las carnes rojas, aves, leche entera y
mantequilla. Asimismo en los aceites de palma y coco. La ingesta de este
tipo de grasa es la que más eleva los niveles de colesterol LDL.
La grasa insaturada es generalmente líquida a
temperatura ambiente y en frío. Se encuentra en los frutos secos,
aceitunas, aguacate, pescados grasos y en los aceites vegetales. Existen
dos tipos: La grasa monoinsaturada, presente en los productos de origen vegetal, primordialmente en el aceite de oliva y en los frutos secos. Mientras la grasa poliinsaturada
se encuentra en aceites vegetales como el de soya, maíz o girasol o en
las nueces y a este grupo de gasas pertenecen los ácidos grasos
esenciales como el omega 6 y el omega 3.
La grasa trans se encuentra principalmente en los
productos hidrogenados. La hidrogenación es el proceso en el que se
añade hidrógeno a la grasa insaturada para lograr más estabilidad y
solidez a temperatura ambiente. Es ideal para la preparación y
procesamiento de alimentos, pero conviene evitar los productos que la
contengan como las galletas y pastelería industrial, papas fritas y
chucherías entre otros.
Los productos a elegir son diversos para una dieta saludable y baja
en grasa, como lo son las verduras, frutas o cereales integrales. En
cuanto a los productos lácteos prefiera la leche desgrasada, yogur,
queso fresco con bajo contenido graso y las claras de huevo en lugar de
los huevos enteros.
Con relación a las carnes, el pollo o pavo sin piel son excelentes
opciones o la carne magra en mínima cantidad. Se debe evitar los
embutidos, las salchichas, las vísceras o las hamburguesas. Consuma el
pescado blanco, el pescado azul como la sardina o el atún. Prefiera el
aceite de oliva o los aceites vegetales y excluya la mantequilla,
manteca de cerdo, tocino o aceite de palma o coco.
Elija los métodos de cocción bajos en grasa como al horno, asado, al
vapor o a la parrilla. Añada poca grasa al sartén, elimine la grasa
solidificada de las sopas o guisos.
El esperado postre, podrá estar presente a base de miel o con leche
descremada y siempre serán mejor los elaborados en casa que los
comerciales. ¡Siempre habrá una mejor elección para comer delicioso y
saludable!
http://iniciativat.com/component/content/article/18/1799.html
 

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas