El wok, otra forma de cocinar las verduras

El wok, otra forma de cocinar las verduras

El wok brinda la opción de cocinar las verduras, a sabiendas que son alimentos esenciales en la dieta, pero a veces dejan de consumirse, porque son preparados de la misma manera  y pierden su  atractivo para ser degustadas.

Por otra parte, se busca emplear métodos de cocción que contribuyan a mantener de mejor manera el valor nutricional de las verduras y  es por tanto que el wok resulta útil y versátil en la cocina.  Pero, ¿qué es un wok? Es  un sartén profundo, su fondo es redondo para utilizar en estufas de gas o plano para las estufas eléctricas.

Tradicionalmente, es de acero laminado, pero los hay de acero inoxidable o hierro o teflón. Por la forma del wok , se calienta bien porque el calor se reparte de forma intensa y uniforme,  emplea grasa en mínima cantidad y permite cocinar en poco tiempo, por lo que es apreciado en la cocina saludable. Además los vegetales quedan crujientes o crocantes.

Entonces, permite saltear o cocinar al vapor los ingredientes.  Para comprender de mejor manera estos términos, el salteado permite un dorado parejo en los ingredientes y utiliza grasa caliente en mínima cantidad. De manea que se diferencia de la fritura que  emplea mayor cantidad de grasa.

Para el salteado, se calienta el wok o sartén, se agrega aceite o grasa en mínima cantidad y al estar la misma caliente se adicionan los vegetales. Se remueven o dan vuelta para que se cocinen de forma pareja. Al estar listos se retiran inmediatamente para que queden al dente o en su punto justo o crujientes.

Al vapor,  la fuente del calor proviene del vapor producido por la evaporación del agua. Entonces, se coloca agua en la parte inferior del wok, se deja que hierva,  se introducen los vegetales en un colador o una canasta de bambú y se  tapa para que el vapor permita cocinar; pero siempre se debe procurar que queden al dente. Una de  las mayores ventajas de este método es que no emplea grasa.

Antes de su uso, conviene limpiar y curar el wok. Por lo general traen de fábrica una capa para protegerlo, por lo que ésta debe retirarse antes de su uso. Se coloca sobre la hornilla con agua fría con 2 cucharadas de bicarbonato de soda y se deja hervir por 15 minutos. Se escurre y lava con una esponja plástica. Repetir la operación de ser necesario, lavar, escurrir y secar perfectamente.

Luego viene el curado, que consiste en crear una pequeña  capa protectora para evitar que pegue la comida. De manera que se coloca en la hornilla a fuego bajo, esparcir una capa delgada de aceite, al estar caliente,  frotar con una toalla de papel con aceite y repetir hasta que la toalla salga completamente limpia.

Después de cada uso, se lavará con detergente, escurrirá y secará. Se  llevará al fuego y se frotará con una toalla con aceite. Siempre deberá guardarse en un lugar fresco y ventilado.

Por tanto, disfrute de consumir vegetales y prepárelos  a su gusto  en un wok.

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas