El tomate. Columna Regaliz, Siglo 21

El
tomate está presente en las cocinas del mundo en infinidad de recetas. En la
cocina guatemalteca es primordial en los recados. Puede presentar diferentes
texturas: blanda o firme, carnosa o jugosa. La oferta actual es amplia, incluso
se menciona que durante los primeros días de 2011, una melipona, la abeja sin
aguijón, ayudó a polinizar una posible variedad de tomate inédita en la
granja  Gálatas en San Raymundo, pero generalmente cualquier tomate
cultivado al aire libre será más aromático que los de invernadero y los
pequeños son más sabrosos que los grandes.
Se
consume crudo, en salsas o sofritos. Permite incluirse en platos salados o
dulces como las mermeladas. El tomate contiene pocas calorías, de manera
que  es primordial en la dieta.
El
licopeno es el pigmento natural, que proporciona su color rojo y existen
variedades que van desde los tomates cherry de piel fina, con sabor dulce para
utilizarse en ensaladas o confitados. Los tomates manzanos tienen un sabor
bastante intenso y son ideales para consumir en crudo en ensaladas o rellenos
según la creatividad; también están los tomates pera que son  ideales para
preparar salsas, por su sabor penetrante y pulpa consistente. 
En
general los tomates lisos y carnosos son los más utilizados para preparar conservas;
aunque también cabe mencionar los tomates secos que son tomates pera, partidos
a la mitad y secados al sol. Dos tomates secos, picados, aportarán el sabor
característico a cualquier platillo.
El
término concasse refiere en especial a la preparación del tomate, para lo que
se hace una cruz en el tronquito, se escalda o deja en agua hirviendo
brevemente, se  retira la piel y las semillas, posteriormente se pica en
cuadritos. 
Recuerde
que una pizca de azúcar contrarrestará la acidez característica del tomate en
cualquier salsa y  que aun cocinados son fuente importante de
antioxidantes.

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



    italomorales21 noviembre, 2012

  1. En Guatemala yo no he visto que vendan tomates secos en ningún lugar. Tampoco he visto que alguna ama de casa los use. Esto lo digo porque me gusta la comida, la cocina y me gustaría probar los tomates secos.

Entradas relacionadas