El pavo, una delicia en navidad

El pavo despierta  una evocación golosa entre las comidas de gran tradición, para fin de año. En sus orígenes, esta  ave   era una especie salvaje originaria de América. Con el descubrimiento del continente americano, el pavo fue introducido en Europa, porque los conquistadores no querían prescindir de una carne tan exquisita al regresar a su  patria y con el correr de los tiempos regresa a nuestros países como una influencia anglosajona en la gastronomía navideña.
Mencionar que el pavo es  fuente de proteínas bajas en grasa hace una buena referencia del mismo, aunque las recetas acorde a la temporada refieren principalmente al gusto como un placer de sabores  muchas veces alejados de la dieta; pero como se dice: ¡una comida sabrosa al año, bien recibida será!
Las preparaciones de  pavo son tan diversas; los hay marinados, inyectados o con relleno, pero especialmente horneado que manifiesta el sabor en su esplendor.
Se sugiere inyectar el pavo para suavizarlo y aportarle sabor; el jugo de piña o naranja lo hace jugoso. 
De manera que se puede inyectar una noche antes de su cocción, pero también se sugiere que se marine con ingredientes como la mostaza, salsa inglesa, curry, entre otros y a su vez cerveza o vino para bañarlo mientras se marina y luego durante su cocción. Lo que más buscamos además del sabor es un pavo dorado,  se destapará en la última etapa de horneado y se le agrega un poco de mantequilla que permitirá lograr el matiz buscado.
La pavera resulta perfecta, aunque las bolsas para hornear  reducen el tiempo de cocción. Envuelva los muñones de las piernas y la punta de las alas con papel de aluminio a fin de evitar que se doren demasiado; cocine el pavo hasta que los jugos salgan claros o utilice un termómetro y  lleve 165° Fahrenheit, para prevenir el riesgo de una intoxicación causada por no cocinar bien la carne.
Sin más, disfrute de cocinar el pavo con su receta predilecta.
Publicado: 21 diciembre 2010
Revisado: 17 abril 2014

Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Euda Morales está bajo una licencia de Reconocimiento 4.0 Internacional de Creative Commons.

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



    Euda Morales28 julio, 2015

  1. […] salsa inglesa, vino, jugo de piña o naranja  o hierbas finas.  A su vez, se  inyecta para evitar que se reseque la carne. El vino, jugo de naranja o incluso el coñac pueden aportar […]

Entradas relacionadas