El chocolate de taza y sus secretos culinarios

Como todas las preparaciones, el chocolate de taza, tiene algunos secretos a la hora de su preparación para lograr que quede de la mejor manera y se disfrute más.

El chocolate para beber generalmente contiene azúcar y diferentes especias que le aportan un gusto particular. Resulta ideal para los días de frio cuando una taza de chocolate consentirá sorprendentemente al paladar.

El agua o leche que se emplea para preparar el chocolate deberá estar hirviendo, para que el mismo se funda y mezcle bien. Aunque, la razón principal es para que la bebida se cocine y así evitar una indigestión.

El procedimiento para su preparación es el siguiente: agregue agua o leche a la jarrilla, al soltar el hervor, incorpore las tabletas de chocolate y remueva constantemente para que se funda el chocolate. Posteriormente bata enérgicamente con el molinillo para que forme espuma en la superficie y si desea perfumarlo, agregue el condimento de su preferencia como cardamomo, canela, vainilla, anís, etc.

El batido es primordial para lograr la oxigenación de la bebida y la bien afamada espuma, a través de burbujas finas de aire para que la misma permanezca en la superficie.

El molinillo tradicionalmente ha sido de madera y es elaborado con base a una pieza también de madera torneada. Algunos son fijos, pero otros cuentan en la  parte inferior  con una especie de muescas o anillos que tienen movimiento. Pero, ¿cómo se emplea  el molinillo? El mango se sostiene y se frota con las palmas de las manos mientras   el mismo gira hasta lograr una rotación constante y finalmente   que  bata el chocolate.

Además, el porcentaje de cacao en las tabletas juega un papel primordial en la generación de espuma; porque a mayor contenido de cacao y sin azúcar, mayor será el nivel de espuma. En el pasado, para lograr la espuma en el chocolate, se empleaba la técnica del transvasado que consistía en pasar, a cierta altura, el chocolate de un vaso o vasija a otra.

Siempre, es oportuno servir de inmediato para que la bebida esté caliente y que perdure su abundante espuma.  El chocolate caliente es muy apreciado, se sirve en una chocolatera con su tapa perforada, la que permite dar salida al mango del batidor o el molinillo y se bebe en tazas o en jícaras.

De manera que disfrute de una deliciosa taza de chocolate con su respectiva espuma y según el gusto personal, prepárelo con agua o leche. Además, será la bebida ideal para un pan dulce o unas tentadoras champurradas.

En esta oportunidad les comparto la receta de una bebida caliente de arroz con chocolate como variante del arroz con leche.

Se necesitan los siguientes ingredientes:

1 taza de arroz

4 tazas de agua

1 astilla de canela

¼ cucharadita de sal

1 litro de leche

1 tableta de chocolate de taza (4 onzas)

Azúcar al gusto

Para su preparación:

Deje en remojo el arroz.

Cocine el arroz con el agua y canela.

Cuando esté cocinado el arroz, agregue la sal

Hierva la leche e incorpore el chocolate. Remueva con una paleta hasta que funda el chocolate

Vierta sobre el arroz.

De ser necesario, adicione azúcar. (Es posible que el chocolate ya contenga azúcar).

Deje hervir por 10 minutos a que espese.

Sirva caliente.

 

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas