El Café como protagonista en la cocina

Los sabores y aromas del café suscitan en la imaginación la dimensión de una bebida misteriosa y cotidiana. Ahora, desde una perspectiva gastronómica incluimos al café como un ingrediente más en las preparaciones culinarias.
El café como un condimento más. Condimentar consiste en agregar sabores nuevos a las comidas que alteran el sabor original y natural.  De tal manera que el conocimiento del uso de los condimentos nos llega a crear  combinaciones nuevas e inesperadas.
Se espera encontrar un equilibrio adecuado entre sabor, color, textura y formas, en combinación con métodos de preparación y montaje de platos para crear  las presentaciones lo más atractivamente posible a la vista.
El café y la cocina con café tienen gran incidencia en las aplicaciones culinarias  tanto desde el punto de vista dietético como gastronómico. Los ingredientes y su combinación con condimentos en las comidas incluyen cada vez más el uso del café como un elemento más de la gastronomía.
Pensamos en el café como un ingrediente ideal para la repostería, pero día a día es  más común su incorporación como condimento en entradas  y  platos fuertes con diferentes métodos de preparación.
El café aporta aroma, sabor, color, textura a las preparaciones culinarias. Es un elemento innovador en la gastronomía y la alta cocina, pero no necesariamente en la cocina de vanguardia, también en la cocina de casa  y del diario comer. Sólo se necesita experimentar un poco y ser creativos también en las recetas tradicionales y sencillas.
Cada café de las distintas regiones del país, con sus características muy peculiares permite crear platos sorprendentes como lo puede ser un pescado con un crust de café, macadamia y cebollin servido con una salsa de mandarina, o un cordero con una salsa de café y naranja o una suprema de pollo macerada con café. En fin podríamos agregar una larga lista de opciones que nos deleitarían sin duda alguna el paladar.
Postres clásicos como el flan de café, arroz con leche al café, permite que se juegue también con notas propias del postre y texturas, como lo es el caso de un flan de maíz con salsa de café.
Debemos también tener presente que después de una excelente comida, nada mejor que este placer cotidiano que representa el saborear, plácidamente, una buena taza de café.
Es así como el café en nuestras recetas encuentra su lugar como ingrediente principal y su aroma jamás pasará inadvertido.
Un turista o un comensal local  querrá experimentar sabores y probar platillos de lugar que visita, por lo que integrar café en las preparaciones culinarias puede resultar  atractivo e invitar a degustar un ingrediente nacional porque lo fundamental al pensar en café es traer a la mente a Guatemala y que Guatemala es un sinónimo de un excelente café.

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas