Comienzo de una nueva era de luz…

Ahora que estamos a finales de
año, que mejor que traer a la mente la celebración de la cena del fin de mundo
para conmemorar el  cambio de era con
el  13 baktun de la cultura maya, qué más que el fin del mundo…fue para festejar el comienzo de una nueva era de luz, por medio  de una comida estupenda servida en el
restaurante Mesón Panza Verde en la Antigua Guatemala, el 21 de diciembre de
2012.

Todo detalle fue
delicadamente tomado en cuenta para que desde la llegada, la vista quedara
atrapada en el lobby del restaurante con un altar maya, lleno de velas de
colores encendidas que inspiraba respeto por la fecha y la tradición.

Las mesas lucían con un
adorno peculiar con un octavo de indita, velas, un puro y hierbas que aludían elementos
utilizados en las ceremonias mayas.

Otro momento grato fue
soltar globos multicolores, que merecen un cuidado especial para que cumplan
con elevarse y regalar el placer de observar cómo se pierden en el firmamento.

La compañía musical fue
grata con melodías en piano por Seth Montfort, y el grupo musical cubano que
trajo recuerdos de música latinoamericana para que la velada fuera única y
amena.

La comida fue excepcional,
con una serie de platillos exquisitamente presentados y servidos para deleite
del paladar.

El menú indicaba lo
siguiente:

Empecemos
con una bebida de bienvenida. Podríamos necesitarla…

Una
explosión de Champagne o una Furiosa Bloody Mary

Primer Plato

Erupción  Volcánica de Lava- Caldo de Chipilín

 
 
 
 
Segundo Plato

Inundaciones
de los Ríos de Tartare de Salmon

 
 
 
 
Tercer Plato

Destrucción
de los Campos y una Ensalada del Bosque

Tomémonos
un pequeño descanso para reflexionar sobre los Fuertes Vientos del destino

 
Sorbete
de Limón
para limpiar el paladar y calmar los nervios

 
 
 
 
 
Quinto Plato

Remolinos
de Medallones de Carne o

Robalo
Asfixiado a la Meuniere

 
 
Sexto Plato

Muerto
por Torta de Chocolate

El último Adiós

Café
o Té

Preparándose
para el Viaje Eterno…

 

El final fue sumamente
emotivo porque se realizó una ceremonia maya para dar gracias y cada  momento fue único y lleno de gran
significado, por la fecha tan especial, pero también para  cada uno de los presentes, porque fue realizada
con un ritual alrededor del fuego, que permitió vivir momentos únicos y de gran
significado.

Sin más, fue una velada
llena de sorpresas y detalles que permanecerán imborrables  por lo significativos y únicos!

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas