Euda Morales comparte Más que un tesoro

Euda Morales, presenta su segundo libro: Más que un tesoro, recetas guatemaltecas con historia.

Libro de relatos culinarios de la gastronomía guatemalteca

Relatos entrañables, ingredientes ancestrales y la riqueza de la gastronomía nacional se mezclan en Más que un tesoro, recetas guatemaltecas con historia. Para su segundo libro, la chef y periodista Euda Morales presenta nuevos personajes, pero también platillos locales poco conocidos.

Viaje

Más que un tesoro, recetas guatemaltecas con historia ofrece un paseo de ida y vuelta por nuestra riqueza culinaria, aderezado por 10 narraciones. El recorrido es guiado además por personajes reales, como un niño pescador de Livingston o una pequeña que se sabe a la perfección los senderos del bosque, a quienes Euda Morales ha conocido durante sus constantes viajes al interior del país.

Cada relato está acompañado por las preparaciones que la chef considera “menos comunes” en la gastronomía nacional. Entre estas, la tapisca, la machaca o el iguashte con chaya, una hoja poco conocida, pero de alto valor nutricional. “Las tradiciones siguen vivas, pero lo importante es que otras personas las conozcan y, más que eso, que se animen a cocinarlas”, expresaMorales.

Después de colaborar con distintas publicaciones, en 2014, Morales lanzó Tesoros, recetas con historia, que fue seleccionado como el mejor libro de cocina de Guatemala de ese año por los Gourmand Cookbook Awards. Por eso, para su segundo título, la periodista gastronómica quiso mejorar diferentes aspectos: “Uno se vuelve más exigente y por eso le di un nuevo giro. Mantuve la misma disciplina de investigación, de conocer a los personajes y de tener cuidado al transcribir las preparaciones, pero cambié el formato y las ilustraciones, que son obra de Michelle Gil”.

Aunque el diseño parece destinado a los lectores infantiles, Morales afirma que puede ser disfrutado por cualquier persona, incluso aquellas con escasa práctica culinaria. “El reto es que la cocina nacional, primero la apreciemos y preparemos localmente, para que luego cruce fronteras”, explica la chef.

Misión

Morales recordó aquel período en el que, viviendo fuera del país, comenzaron a pedirle notas de la gastronomía guatemalteca. Al no tener demasiados datos y carecer de bibliografía, decidió emprender un viaje que la llevara directo a la fuente. “Me propuse conocer los lugares y las cocinas, ver cómo preparaban los platillos y degustarlos”, declara. Sin duda, su misión la cumple con este título y también con Macadamia, el espacio de opinión que cada martes publica en esta sección del Diario de Centro América.

Por: Priscilla León López

https://dca.gob.gt/noticias-guatemala-diario-centro-america/euda-morales-comparte-mas-que-un-tesoro

Compartir






El postre esperado

Licencia de Creative Commons
eudamorales.com.gt by Euda Morales is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Compartir






Manzanillas, ayote o jocote en dulce para el fiambre

Las manzanillas en miel o ayote o jocotes o chilacayote en dulce ocupan un lugar preferencial porque al igual que el fiambre, sólo son consumidos en esta época.

Los postres o dulces que se les conoce como “cabecera” son los más esperados y disfrutados. Este nombre lo reciben, porque suelen llevarse al cementerio para ser consumidos en la dirección de los difuntos. Quizás esta tradición sea poco común, hoy día para muchos.

Estas preparaciones incluyen las frutas en almíbar elaboradas con azúcar refinada, lo que da como resultado una miel blanca o con base a panela o rapadura, con un gusto más pronunciado y un color oscuro. Las preferencias son marcadas, pero quizás se incluye más la panela como sabor tradicional.

Las especias que se adicionan como clavo de olor, canela en raja, pimienta gorda, anís, entre otras, pronuncia los sabores y éstos con complementados con hojas de higo o de naranja que perfuman las mieles.

Como todo dulce, se espera neutralizar su nivel de dulzor, por lo que un trocito de jengibre será oportuno para brindar unas notas picantes y agradables. Por lo mismo, se agrega ralladura de naranja o limón o incluso un poco de jugo de éstos para aportar el característico sabor a cítricos.

Los jocotes a utilizar son los amarillos, que también sólo se encuentran en esta época del año, ya que los jocotes de corona tienen la piel más dura y no se cocinan igual. Aún así es conveniente dejarlos en agua con ceniza para que ablande la piel.

Las manzanillas se cubren con agua, se deja que dé un hervor, para eliminarles la cáscara. Éstas se preparan con azúcar blanca, ya que se espera que su miel sea clara. En algunos caso, se les adiciona colorante vegetal rojo para que tomen un color más agradable.
Las frutas como el chilacayote, suele dejarse en agua con cal o de ceniza para que la pulpa quede más firme.

Para preparar el ayote, corte en piezas, cocine en agua con la pulpa hacía el fondo de la olla. Cuando suelte el hervor, adicione la panela en pedazos pequeños, pimienta gorda, clavo de olor, canela en raja, hoja de higo y ralladura de naranja. Cocine a fuego medio. El dulce estará listo cuando el ayote esté cocinado y haya tomado el gusto de la panela.

Para otros, son infaltables las torrejas o molletes o los buñuelos o las chancletas de güisquil, por lo que las propuestas son diversas.

¿Cuál es su postre de temporada?

 

Por: Euda Morales. Actualizado, 3 de septiembre, 2017.

Licencia de Creative Commons
eudamorales.com.gt by Euda Morales is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Compartir






¿Desayunaste hoy?

Muesli http://goo.gl/uVGChh

Muesli
http://goo.gl/uVGChh

Las prisas de la mañana, hace que en muchos casos nos conformemos con una taza de café, incluso en camino al trabajo y saltamos el desayuno. El desayuno es insustituible y muy beneficioso para el organismo. Debe ser rápido, fácil y por sobre todo nutritivo.

Las opciones son diversas, por tanto consuma lo que más le agrade y elija entre las opciones más saludables, será sorprendente su bienestar y lo mejor que rendirá durante el día. Por sobre todo, dejará de picar a media mañana y una fruta o algo pequeño le será suficiente. Algunos ejemplos son: un batido de frutas combinado con hierbas o vegetales o un huevo o un muesli o granola con yogur, le dará la energía para iniciar el día.

Las frutas, son refrescantes y apetitosas, proporcionan vitaminas y minerales. Se pueden servir solas, en jugos o en macedonia o en una ensalada. Otra manera de emplearlas es en salsa para unas tostadas a la francesa o unos panqueques o adicionarlas a los muffins. Es recomendable, aprovechar las frutas de temporada, cuando están en su mejor momento en cuanto a sabor, calidad y aún más económicas.

Los jugos, como una alternativa para consumir frutas o vegetales, aportan vitaminas y minerales. Idealmente, consúmalos recién hechos y antes de la comida para que el cuerpo los asimile y sacie de mejor manera. Los vegetales ofrecen un sabor más intenso, por lo que se utilizan en menos cantidades. Asimismo, están los batidos, con base a frutas o vegetales, preparados con leche o bebida de soya o yogur, por lo que son nutritivos y ricos en proteínas.

Los cereales aportan además abundante fibra, son combinados con leche o yogur, como un buen complemento nutricional u otros elementos como frutos secos y frutas naturales. De igual manera, consuma huevo en el desayuno, es muy nutritivo y le sustentará bien.

Un buen ejemplo es el muesli, fácil de preparar, combina avena con almendras o nueces, germen de trigo, semillas de girasol, aceite de girasol, miel, ralladura de naranja y pasas. Se agrega un poco de agua para humedecer, se mezcla todo perfectamente y se hornea a temperatura baja, hasta que quede dorado y crujiente. Deje enfriar y agregue pasas o ciruelas. Guarde en recipientes herméticos. Sirva acompañado de yogur o leche y adiciones cualquier otra fruta.

Las tostadas a la francesa o los panqueques son deliciosos y se acompañan de mil maneras, pero busque áquellas que la nutra satisfaga sin aportar tantas calorías o eleve los niveles de azúcar. Por tanto, disfrute de desayunar mejor y su cuerpo se lo agradecerá.

http://goo.gl/c1cXPp

 

Licencia de Creative Commons
eudamorales.com.gt by Euda Morales is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Compartir






El pinol, seña de identidad culinaria «sui generis» en la Guatemala indígena

Pinol, tostado del maíz

Pinol, tostado del maíz

Por: Patricia Pernas

Guatemala, 20 sep (EFE).- Recientemente declarado Patrimonio Cultural de Guatemala, el pinol es una seña de identidad culinaria «sui generis» del área indígena y su reconocimiento oficial como técnica gastronómica es todo un triunfo para quienes elaboran, con mimo y dedicación, un plato a base de la esencia nacional: el maíz.

La decisión, aprobada a principios de septiembre, es un agradecimiento y un homenaje a quienes han hecho que esta técnica ancestral se haya convertido en una joya gastronómica capaz de sobrevivir al transcurrir del tiempo.

Este alimento, que se presenta como sopa (recado) o bebida (atol), es característico de los municipios ubicados en la región central, suroccidente y noroccidente del territorio guatemalteco, que conforman la comunidad lingüística Kaqchikel y Achí, y está considerado una manifestación cultural y culinaria que forma parte de la gastronomía nacional.

Según los historiadores, el pinol, también llamado pinole, es de origen prehispánico y se elabora con harina de maíz tostado y molido, y aunque varios países lo tildan de «tradicional», como Nicaragua o México, en Guatemala pertenece a la historia local.

Frío o caliente, el pinol recibe este nombre por la harina, que se obtiene tras moler granos enteros de maíz, de ahí que su denominación original sea «náhuatl pinolli», aunque también se le puede llamar «chia» o «salvia hispánica».

La receta de preparación de este platillo, según cuenta a Efe la chef educadora Euda Morales, es sencilla, pero requiere de mucho tiempo para poder disfrutar de los encantos de la mesa y el mantel.

«Quizá es por eso que los capitalinos no lo preparan en casa», reconoce, y no duda en empezar a relatar, con entusiasmo, los pasos a seguir para su realización.

Tras ablandar y secar el maíz, se tuesta con cuidado en un comal, removiendo constantemente para evitar que se queme.

Al sacarlo, se pasa por un colador grande para limpiarlo, se lleva al molino para que quede más fino o más grueso, según el «gusto personal» del consumidor y del cocinero.

Esta base, el pinol, típica de pueblos como el de San Juan Sacatepéquez, San Pedro Sacatepéquez o el área del departamento de Baja Verapaz, es imprescindible en cualquier festividad importante.

Desde que está hecho este fundamento, todo es coser y cantar. Ahora solo hay que incluirlo en las recetas que se presten a ello -caldo de gallina, caldo de carne o solo- y los comensales se dejan invadir por un aroma preciado y lleno de recuerdos.

Con el paso del tiempo, el pinol supo sobrevivir al imperio de la comida rápida pero también se adaptó, poco a poco, a los nuevos avances y aunque en algunos lugares sigue siendo casi virgen, con solo el sabor del maíz en otros, especies como el comino o el culantro han ayudado a potenciar su sabor.

La cocina guatemalteca, producto de una fusión de las culturas española e indígena, ya dio antes como fruto platos con sabor único, como el jocón (recado), el pepián (guiso), el kak kik (sopa) y el mole de plátano (postre), que también fueron declarados Patrimonio Cultural Intangible de la Nación.

Morales, Coordinadora Académica de Gastronomía en la Escuela de Nutrición de la Universidad Francisco Marroquín en Guatemala, se define a sí misma como una apasionada de la cocina y el buen comer.

En base a esta premisa, ella prepara el pinol e invita a todo el mundo a proteger, apoyar y fomentar esta técnica, una manifestación cultural y culinaria que aglutina costumbres y caracteres vinculados de modo festivo, turístico y científico a Guatemala. EFE

http://goo.gl/tcYHxb

Publicado: 20, septiembre 2015

Licencia de Creative Commons
eudamorales.com.gt by Euda Morales is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Compartir






Güicoyitos con flor, columna Regaliz, seccion VIDA, Siglo XXI

El güicoy inmaduro, en los mercados se conoce comúnmente como güicoy tierno o simplemente como güicoyito. En general se considera un cultivo primitivo, que se ha mantenido en las localidades y la semilla se traslada de generación en generación.
El güicoy pertenece al grupo de las cucurbitáceas, comúnmente llamadas calabazas, entre las que se encuentra el ayote, el chilacayote y el güicoy, originarias de Mesoamérica. Éstas son consideradas unas de las primeras plantas en el Nuevo Mundo,  junto al maíz y el frijol que aún siguen siendo la base de la alimentación en Guatemala.
Cuando se recogen tiernos, los güicoyitos contienen un porcentaje más alto de agua; se trata de un fruto poco desarrollado. Su valor nutricional es alto en minerales y vitamina,  en especial de la vitamina C. Se considera un alimento ligero, ideal para dieta.
Los mejores son los poco desarrollados, son tiernos y delicados, cuando están ya muy grandes pierden sabor. Se debe manipular con cuidado y prepararse después  de haberse cortado. Pueden conservarse dentro de una bolsa en refrigeración por siete días y conviene retirar sus extremos antes de cocinarlos.
Los güicoyitos o calabacines crecen como arbustos; sus  hojas son grandes. En una sola planta las flores hembra y macho parecen grandes embudos amarillos, pero es la flor hembra la que tiene una hinchazón que se convierte en el fruto.
Se encuentran en el mercado cuando están recién colectados y aún tienen su flor. Ofrece todo. La corteza, las semillas y la pulpa se comen. Sus preparaciones pueden ser muy sencillas: al vapor, asados u horneados, pero también en sopas o cremas, como guarniciones o rellenos. Asimismo se  consumen las flores fritas cuando aún se conservan en capullo, como una exquisitez y delicadeza de alta cocina.
Publicado por: Euda Morales, 22 julio, 2011.
http://www.s21.com.gt/vida/2011/07/22/gueicoyitos-flor
Licencia de Creative Commons
eudamorales.com.gt by Euda Morales is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Compartir






Las mil y una formas de comer ensalada

Ensalada http://goo.gl/u8KBqF

Ensalada
http://goo.gl/u8KBqF

Qué mejor que comenzar una comida con una ensalada, ya que que es un platillo ligero y refrescante. Asimismo, ofrece beneficios para una dieta saludable, a través de unir diversos ingredientes en un platillo único y darle volumen al mismo, por medio de hortalizas de hojas verdes, vegetales, legumbres o incluso frutas, entre otros.

Para aquéllos que deben cuidar la ingesta de calorías, es altamente apreciada, pero por supuesto habrá que controlar el tipo de ingredientes a emplear o la cantidad y por sobre todo el aderezo seleccionado para evitar el nivel de grasas en el mismo. El cometido de la vinagreta o del  aderezo será realzar el sabor, sin llegar a dominarlo.

Nutricionalmente hablando, las ensaladas proveen de vitaminas, minerales y fibras naturales, estimulan el apetito y contribuyen a la digestión. La mejor manera de consumir estos alimentos es de forma cruda porque la cocción elimina las vitaminas hidrosolubles y es asi como la ensalda cumple con su cometido.

Se espera que toda ensalada guste y con un poco de creatividad se puede ir más allá de la combinación simple de la lechuga, tomate, cebolla, vinagre y aceite.

Como cualquier platillo, se busca que la ensalada sea apetecible a la vista y al unir varios ingredientes frescos, los colores podrán ser llamativos y agradables. El primer paso consistirá en adquirir ingredientes de calidad y mejor aún si son de temporada para que estén lo más frescos posible.

Otras recomendaciones a tomar en cuenta; seleccione entre la gran variedad de las hojas verdes, porque además de la tradicional lechuga, está la espinaca o el kale o col rizada, o las hojas de la remolacha , etc. Considere que las lechugas de hoja oscura son más nutritivas que las de hoja clara. Recuerde, que así mismo podrá incorporar elementos como pasta, arroz, papa o legumbres para hacer aún más rica en nutrientes.

Perfume e intensifique los sabores con especias o hierbas aromáticas o jengibre fresco. Decore con semillas de marañón o manías o ajonjolí o pepitoria tostadas, aportará colorido y una textura crujiente.

Prefiera las vinagretas que son menos calóricas que los aderezos cremosos. Si prefiere evitar el vinagre, utilice jugos de frutas o de cítricos como naranja, mandarina o limón y combine con aceite de oliva, pero en menor cantidad: 2 partes de aceite por una de vinagre. Incluso sustituya el aceite por semillas de chan o chía hidratas con jugo de limón o limonada. y condimente con especias como orégano o semillas de mostaza. Sí su gusto va más por los aderezos, sustituya la mayonesa o crema por yogur, logrará una consistencia agradable, más fresca y menos calórica.

La calidad y cantidad del vinagre también cuenta. Existen diversas variedades de vinagre como el de sidra que es ideal para las ensaladas de frutas, de vino tinto o blanco, de jerez, de arroz o los saborizados con base a hierbas como laurel o tomillo. Otra variante muy apreciada es el balsámico que ofrece un gusto agridulce. Siempre cuide el grado de acidez de los ingredientes de la ensalada, como pueden ser las alcaparras, tomate o aceitunas entre otras, para que el vinagre evite hacerla aún más ácida.

Finalmente, disfrute del placer de cocinar, de  reunir todos los ingredientes que le gustan en un único y saludable platillo.

Las mil y una formas de comer ensalada

Licencia de Creative Commons
eudamorales.com.gt by Euda Morales is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Compartir






Recetas con historia, presentado en Panamá

Euda Morales La Estrella de Panamá

Euda Morales
La Estrella de Panamá

Recetas con historia

domingo 23 de agosto de 2015

La chef guatemalteca Euda Morales presentó en la Feria del Libro su primera publicación dedicada a recetas tradicionales

Esther M. Arjona

[email protected]


                                                        Euda Morales es cocinera, ‘de corazón y estudiada’, como dice ella misma.Recetas con historia, también es periodista y se nota. Así mismo como ofrece respuestas hace preguntas y mientras me ofrece material para esta página, se va ella con una imagen bastante clara de cómo se maneja nuestra sección gastronómica y de algunas iniciativas que se están llevando a cabo a nivel local para dar a conocer más la gastronomía propia: trabajo con grupos indígenas, pequeños productores que se agrupan para lograr mayores beneficios, el respeto a los ingredientes autóctonos.

Y es que estos temas no son exclusivos de una ciudad o un país. Las tendencias a nivel global nos lleva a un respeto por los ingredientes frescos y propios, a buscar nuestras raíces, a conocer qué hay detrás de cada plato que sale de los fogones de nuestro país.

‘Estoy dedicada a la gastronomía desde cualquier punto de vista’, dice Euda Morales quien visitó nuestro país para participar en la Feria Internacional del Libro en Panamá.

Morales dirige la licenciatura en Gastronomía Nutricional y Emrpesarialidad en una universidad privada de Guatemala, realiza aportes periodísticos para diversos medios de comunicación y, como un proyecto muy personal, se ha dedicado desde hace algunos años a la investigación de las raíces culinarias guatemaltecas. Esto la ha llevado a conocer muchos lugares de su país, aprendiendo de todo aquello que hay tras un platillo específico.

‘Uno las come de niño, las disfruta, las sigue comiendo pero se da cuenta que hay mucho más de lo que uno se imagina en esos platillos, no solo en cuanto a sabores, sino en cuanto a historia’, dice convencida.

Detalles como por qué se come este plato, desde cuándo y en qué fechas específicas, revisten cualquier comida de importancia

‘En Guatemala, por ejemplo, hay varios platos que se comen para una festividad: la fiesta de un santo patrono, una ocasión como las bodas, incluso hay platillos que se preparan solo una vez al año.’, indica.

Un detalle que hace esta investigación más interesante es la variedad de comidas que preparan veintidós etnias diferentes en el país.

Este trabajo no solo permite llegar a conocer mucho más las costumbres y tradiciones, también permite elevar la gastronomía propia y darla a conocer en otros lugares y valorarla más.

La chef considera que esta tendencia de revalorar lo propio se debe a que ‘son las raíces, son sabores que aunque las nuevas generaciones no han crecido con ellos, gustan. Es lo que lo regresa a uno a la tierra, al origen’.

Morales está de acuerdo con el dicho que afirma que uno es lo que come, ‘hay un interés y hay un gusto de regresar esos sabores nuestros a lo que la tierra da, a lo simple. Hay muchas mezclas pero finalmente queremos respetar lo que es nuestro’.

LA DIETA GUATEMALTECA

Los frijoles negros y la tortilla son elementos insoslayables en la dieta del guatemalteco. ‘El guatemalteco puede desayunar, almorzar y cenar frijoles acompañados de tortillas, pero además hay una preparación que se llama reca’o, que es una salsa cuya particularidad más grande es que sus ingredientes son asados y molidos, para luego ser incorporados al caldo en el que se cocina la carne y las verduras’, explica.

Para esta característica preparación se utilizan chiles como el guaque y el pasa y semillas como las del ayote o pepitoria y el ajonjolí. Estos ingredientes aportan sabor y también consistencia al reca’o, que es acompañado de arroz blanco y se sirve como plato fuerte, abundante.

Estos platos, ideales para climas templados son presentados en escudillas de barro, cubriendo en su totalidad la carne que se haya utilizado en la cocción. ‘Es casi una sopa, una especie de estofado’, detalla.

Otros platillos muy típicos del país son algunos antojitos, que suelen encontrarse en ferias, ‘chuchitos, tamalitos pequeños, tacos fritos, chiles rellenos o enchiladas que son tortillas fritas con una hoja de lechuga, un encurtido,carne, salsa y un queso seco encima, y postres, también bastante elaborados, en su mayoría frituras como buñuelos y torrejas, todo lo que llegó con los españoles’.

Lo elaborado de estas recetas es la posible razón por la que las nuevas generaciones han dejado de prepararlas de manera tan seguida.

ONCE TESOROS

Como académica, Morales había escrito una buena cantidad de estudios gastronómicas y había presentado algunos relatos literarios para concursos, pero no un libro propio. Tesoros, recetas con historia es el primero.

‘El libro tiene la particularidad de tener relatos en que la madre le transmite una receta al hijo o a la hija en una festividad. En uno, una niña sueña con ser reina indígena, se vive toda la preparación de esta niña y cuando llega a ser reina se sirve el platillo’, cuenta.

Son once relatos y una receta pro cada relato. Todos los personajes que aparecen allí, son reales. Morales los conoció durante sus investigaciones.

‘La historia detrás de cada uno eso fue lo que más me motivó. La publicación no es grande, pero hay todo un trabajo detrás de esto porque toma ir al lugar, conocer a la persona, estar en las cocinas aprendiendo a hacer los platillos, la investigación. Hay mucho detrás del libro’.

Y el esfuerzo fue recompensado. ‘El libro ganó un premio Gourmand. Fue una sorpresa muy grande porque es la primera vez que publicaba’, asegura. Los Gourmand galardonan publicaciones gastronómicas en una variedad de categorías a nivel internacional. Tesoros, recetas con historia recibió el premio al mejor primer libro de cocina. La premiación se llevó a cabo en junio de este año en China.

Esta primera publicación de Morales está a la venta en las librerías ‘El Hombre de la Mancha’. En la Feria del Libro de Panamá Morales ofreció una degustación de platillos guatemaltecos, un jocón y un pepián.

==========

‘Hay un interés y hay un gusto de regresar esos sabores nuestros, a lo que la tierra da, a lo simple. Hay muchas mezclas pero finalmente queremos respetar lo que es nuestro

EUDA MORALES,

CHEF

http://laestrella.com.pa/vida-de-hoy/gastronomia/recetas-historia/23887127

 

Licencia de Creative Commons
eudamorales.com.gt by Euda Morales is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Compartir






Un batido verde para hoy

Green Smoothie goo.gl/l5mvVA

Batido vcrde
goo.gl/l5mvVA

Los batidos verdes o “green smoothies” como se les conoce; son la mejor manera de reunir frutas frescas y hojas verdes en una bebida como parte de un alimento nutritivo.

Son sumamente sencillos de preparar, pero cuide algunos detalles, principalmente mientras adapta su paladar al gusto por los vegetales de hojas verdes crudos. De manera, que empiece con una proporción mayor de fruta en la bebida, porque esto contribuirá a que el sabor le resulte más familiar. Busque frutas que a su vez aporten consistencia, como la papaya, banano o mango entre otras. Una buena proporción podría ser incorporar por lo menos un 60 o 70% de fruta y el resto de hojas. Esta medida podrá cambiar en el futuro para utilizar una mayor cantidad de hojas.

Las opciones de vegetales son inmensas, tanto así que aún podrá sorprenderse. Algunos ejemplos son las tradicionales espinacas, apio, repollo, acelga, culantro, lechuga romana, kale o col rizada, las hojas de remolacha o zanahoria, que generalmente se desperdician, por desconocer la forma de emplearlas y muchas otras más.

Después de seleccionar los ingredientes, tenerlos troceados y lavados, proceda a licuarlos. Es aconsejable, licuar primero las hojas en el líquido, ya que de esta manera evitará que queden restos de las mismas y obtendrá un licuado más agradable al paladar. Posteriormente, adicione el resto de frutas y vuelva a licuar.

Sí prefiere, una bebida más refrescante, agregue hielo al batido, aunque es una excelente idea congelar las frutas como la piña, banano, mango fresa y demás. De esta manera la misma fruta aportará una temperatura agradable y para utilizarlas, simplemente agregue directamente del congelador a la licuadora. Recuerde que las frutas por sí mismas resultarán unos endulzantes naturales, por lo que evitará que agregar algún tipo de azúcar.

Otro ingrediente importante a tomar en consideración es el líquido como base para licuar el resto de los ingredientes. El agua es básica, pero hay más opciones agradables y que variarán su batido, no sólo en sabor, como en color o textura. Estas variantes, incluyen agua o leche de coco o almendra o soya, jugo de algún cítrico como naranja o mandarina o toronja o incluso una infusión o té verde, etc.

Sea creativo, invente sus propias recetas, con base a lo que tiene en casa. Es sencillo, mezcle diversas frutas y hojas como le sea posible. Visite un mercado y prefiera las frutas de temporada, se sorprenderá al comprobar su calidad en cuanto a color y sabor, pero por sobre todo las conseguirá a un mejor precio.

Una manera de ahorrar tiempo, será cortar los ingredientes con anticipación, y de esta manera proceda a guardarlos porcionados en el congelador. De tal manera, que cuando los requiera, simplemente retire lo necesario y licue.

Finalmente, considere estos batidos como una manera agradable de consumir una buena dosis de frutas o vegetales verdes al día y por sobre todo aprovechar su valor nutricional.

Licencia de Creative Commons
eudamorales.com.gt by Euda Morales is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Compartir






Sopa de frijol con chorizo

 

Licencia de Creative Commons
eudamorales.com.gt by Euda Morales is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Compartir




Entradas relacionadas