Alimentar el planeta. Columna Regaliz, Sección Vida, Siglo 21

Chefs Leon Mechem y Euda Morales de
Israel y Guatemala en la WACS

La tierra fue diseñada para alimentarnos;
si servimos a la tierra, ésta nos servirá a nosotros. La declaratoria sobre: Cómo
alimentar el planeta y crear un cambio positivo fue el compromiso asumido por
los chefs miembros de la Asociación Mundial de Sociedades de Chefs (WACS),
durante el congreso realizado en Daejeon, Corea del Sur, del 1 al 5 mayo
pasado.

Según lo expresado por el chef Gissur
Gudmundsson, presidente de la WACS, juntos como miembros de la comunidad
culinaria alrededor del mundo, podremos hacer la diferencia en la salud,
sostenibilidad y una calidad de vida para la humanidad.

Nuestra misión es que cada uno en el
planeta tenga acceso a la comida, y al agua, que sea saludable, segura y
eficiente. Esto sólo puede ser posible si la tierra está saludable.

Entonces, nuestra declaración ratifica las
prácticas de principios básicos de planes de acción específicos para el
desarrollo y la diseminación de alimentos para mejorar la salud de la humanidad
y la calidad de vida.

Esto nos lleva a pensar que el cambio
creativo será posible si preguntamos, ajustamos y enseñamos, de acuerdo con los
siguientes principios:

1. Adoptar la ingesta de productos de la
cadena baja de alimentos, para apoyar a los productores locales y al consumo de
los insumos de temporada.

2. Respetar el ecosistema para proteger el
ambiente al conservar sus fuentes, teniendo en mente el uso de la tecnología
que contribuya a la tierra.

3. Conocer su comida, lugar de origen y de
su producción. Además de la forma como haya sido cultivada, para resguardar la
calidad de la comida, la nutrición, sabor y confiabilidad.

4. Entrenar con integridad al personal de
cocina, a través de la comida, nutrición saludable y bienestar, para que
también puedan comunicarlo a sus consumidores.

5. No desperdiciar, conservar y respetar la
disponibilidad de los regalos de la tierra, estar conscientes de que las fuentes
de la tierra no son interminables.

6. Regresar al gusto con integridad para
garantizar la calidad de su comida, a través del combate de la falsificación y
la adulteración.

7. Promover el cambio positivo. Pregunte a
sus proveedores, ajuste su cocina, enseñe a sus colaboradores e informe a sus
comensales.

Publicado por:
Euda Morales.

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas