¿Alergia o intolerancia a los alimentos. Iniciativa T

Una
alergia alimentaria es diferente a un disgusto por lo que

se come. Cuando algo
no gusta, la reacción es emocional, porque al olerla o comerla provoca
disposición. Sin embargo, cuando no se tolera bien un alimento, es un problema
identificable, como es el caso de las personas que padecen intolerancia a la
lactosa, ellos no producen una enzima llamada lactasa, necesaria para digerir
la leche apropiadamente. Mientras que las reacciones alérgicas a los alimentos
pueden afectar casi cualquier parte del organismo y provocar síntomas como,
picazón, calambres o hinchazón. Entonces, siguiendo con la leche; ser alérgico
a la misma es muy diferente a no digerirla apropiadamente.

Los
alérgenos son sustancias que provocan alergias y son pequeñas partículas de
materia que están en el ambiente o en los alimentos. Son identificados como
extraños por el organismo y pueden ser peligrosos.
Al
comprobar que se es alérgico a un alimento, lo mejor es evitarlo, porque los
riesgos son altos y no valdrá la pena exponerse. Finalmente, como una reacción
del organismo a evitar lo que le cae mal, podría dejar de gustar un producto
que produce la reacción alérgica.
Algunos
alimentos que provocan alergias son las manías, los crustáceos, trigo, nueces,
soya, huevos, entre otros. De manera, que al igual que se evitará prepararlos
en casa, se tendrá que tener cuidado al salir a comer y preguntar si los
incluye la comida elegida. En realidad, los meseros deberían conocer los
ingredientes utilizados para preparar cada comida, pero de ser necesario pida
que le consulten al chef, ya que muchas veces no están seguros y puede ser
lamentable.
Al
cocinar, los utensilios u ollas en la cocina también pueden contener restos del
producto que provoca la alergia o la intolerancia y ser transmitido a otras
comidas. Una pequeña partícula puede ser determinante. Un ejemplo es el gluten.
Cuando se prepara el pan, la mesa de trabajo o el horno deberán estar
perfectamente limpios y no contener restos de harina de otras horneadas.
Otro
aspecto a considerar será leer perfectamente bien las etiquetas de los
productos. Por ejemplo un aderezo para ensalada podría estar elaborado con base
a aceite de maní, o una sopa estar preparada con un fondo de camarón.
No
es necesario privarse de ciertas comidas, será conveniente aprender a sustituir
alimentos. Por ejemplo, en la comida china, si fuera el caso que se tuviera
alergia al maní, sustituir el aceite de maní por aceite vegetal, o las manías
por semillas de marañón. Por lo tanto, siempre encuentre el ingrediente ideal
que resulte un componente similar en cuanto a sabor, textura o composición y
que juegue el mismo papel en la receta. Al encontrarlos, ayudará hacer
anotaciones en la misma receta para tenerlos presentes.
Finalmente,
preste mucha atención si detecta algún síntoma al consumir un alimento, ya que
por razones inciertas el porcentaje de alergias alimentarias han crecido
ampliamente en los últimos años.
Publicado por: Euda Morales

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



Entradas relacionadas