Aguacate, tesoro ancestral

El aguacate es una fruta pero como se emplea principalmente en comidas saladas, se le considera una hortaliza. Es de origen  prehispánico y muy apreciado por su textura suave. 
Los aguacates pueden ser redondos o tener forma de pera, el tamaño varía, pueden ser de  color verde oscuro, carmesí, amarillos o casi negros. El color de la piel depende de la variedad y no indica el grado de madurez del fruto. El tipo de aguacate redondo que se cultiva en Guatemala,  tiene una cáscara gruesa  semejante a la madera, tiene semillas relativamente pequeñas y pegadas a la carne del fruto.
El aguacate es muy nutritivo y se dice que es un alimento casi completo. Tiene un elevado contenido de calorías, es una buena fuente de vitamina E y potasio, es  rico en grasa monoinsaturada, lo que quiere decir que no aumenta los niveles de colesterol de la sangre. También contiene proteínas de alta calidad que se digieren fácilmente.
Según lo indicado por Sophie D. Coe, existieron buenas razones para que el aguacate alcanzara popularidad. La dieta precolombina era, según se denomina en la actualidad, baja en grasas. El aguacate es una de las tres frutas que contienen gran cantidad de aceite en su pulpa (hasta 30%). (Dicho sea de paso, los otros dos frutos son el coco y la aceituna, ambos de considerable importancia donde son cultivados.) Además de la grasa, los aguacates contienen dos o tres veces más proteínas que otros frutos, así como una gran cantidad de vitaminas.
En el momento de elegir aguacates, conviene seleccionar  los aguacates bien formados, sin golpes ni manchas. Se dice que un buen aguacate, debe tener la piel fina, ser de color verde brillante o pardo rojizo. Para su consumo inmediato se recomienda elegir  los aguacates que ceden al hacer presión a la altura del extremo angosto del mismo.
A diferencia de otras frutas, los aguacates comienzan a madurar después de ser cortados. Si se compra uno que no esté maduro,  se guardará a temperatura ambiente por un par de días. De ser necesario poner a madurar los aguacates, éstos se envuelven en papel periódico para que estén listos en unos días.
Algunos datos de preparación: se corta por la mitad longitudinalmente y después se giran ambas partes para separarlas y quitar la semilla. Suele comerse crudo porque no soporta bien la cocción. Se sirve con su piel o se extrae con una cuchara para preparar sopas frías o guacamol. También se puede pelar, cortar en rodajas o en cubos y añadir a las ensaladas. En cuanto a las recetas precolombinas, se tiene conocimiento del guacamol o simplemente comido con sal en una tortilla.
Unos datos de interés: si el aguacate está muy blando, está ya muy maduro. Se recomienda  entonces consumir cuando cede a una ligera presión del dedo.
Para evitar que se ponga negro al entrar en contacto con el aire,  se agrega jugo de limón o vinagre. La pulpa se oxida al contacto con el aire, por lo que conviene pelarlos en el momento de consumirlos y hay que recordar que el aguacate no madura en refrigeración.
Sin más, al consumir aguacate, se disfruta de un producto agradable al paladar y de un tesoro que contiene todos los elementos esenciales para conservar la salud del ser humano.

Compartir





Agregar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.



    David Orellana3 agosto, 2011

  1. Buenas tardes Chef, en verdad felicidades por el artículo, a mi me encanta el aguacate y es increíble que al igual que en la preparación precolombina, lo disfruto con sal y una tortilla!!! aunque me encanta en sopa y por supuesto el guacamol con unas gotas de limón. Gracias por los consejos para manipulación = )

  2. Euda Morales3 agosto, 2011

  3. Muchas gracias por tu saludo David. Sin duda alguna el aguacate permite comerse de manera tan simple como puede ser con un poco de sal y una deliciosa tortilla! Resulta un acompañante perfecto en las comidas. Muchos saludos y siempre esperamos tus valiosos comentarios.

  4. ximena g5 agosto, 2011

  5. Hola chef, a mí me encanta el aguacate también, al leer sobre su artículo me quité varías dudas, ya que el aguacate me encanta y creí que no era muy bueno comerlo siempre, por lo que aveces evitaba comerlo. Gracias por compartir sus conocimientos, éxitos y un saludo.
    Ximena

  6. Euda Morales5 agosto, 2011

  7. Gracias Ximena por tus comentarios. Me alegra mucho que te haya sido útil esta nota. Un gran saludo para ti y disfruta de comer aguacate!

Entradas relacionadas